La Virgen de San Juan fue hecha en el año de 1521. Un religioso regaló esta pequeña estatua a los indios la cual representaba a la Virgen de la Concepción, pero más tarde tomó el nombre del lugar; desde entonces es llamada "Nuestra Señora de San Juan de los Lagos".
Dueña de la fe de muchos millones de gentes desde que se dio a conocer su primer milagro (cuando resucitó a la hija de un volatinero que al practicar un acto circense cayó atravesada por estacas y murió instantáneamente; la viejecita cuidadora del templo Ana Lucia Puso la imagen sobre el pecho de la niña amortajada y esta resucitó).

El Excmo. Sr. Francisco Verdín de Molina, dispuso que la imagen fuera venerada bajo la advocación de la "Inmaculada Concepción", por eso es festejada el 8 de diciembre. Fue su Santidad Pío X a quien correspondió resolver en definitiva las peticiones para que la imagen fuera debidamente coronada. La licencia respectiva se recibió en Guadalajara el 29, de enero de 1904.

San Charbel nació dentro de una familia campesina el 8 de mayo de 1828 en el pueblo de Beqakafra, a 140 km. del Líbano. Era el quinto hijo de Antun Makhlouf y Brigitte Chidiac. Fue bautizado con el nombre de Yusef (José). En 1851, eligió ingresar al convento de Nuestra Señora de Mayfouq. Ahí renunció a su nombre bautismal de Yusef y escogió como nombre de consagración: Charbel. Fue ordenado sacerdote el 23 de julio de 1859 y al poco tiempo regresó al Monasterio de Annaya, donde pasó muchos años de vida al cuidado de los enfermos.
Después de su muerte se hizo muy popular porque Dios quiso señlarlo con numerosos prodigios. Su cuerpo se ha mantenido incorrupto, sin la rigidez habitual y con la temperatura de una persona viva. Suda un líquido rojizo semejante a la sangre y ocurren prodigios de luz constatados por muchas personas. En 1950, al pasarle un lienzo por la cara, quedó impreso en la prenda el rostro de Cristo como en el Sudario de Turin.

Fue beatificado el 5 de diciembre de 1965 por el papa Pablo VI, quien dijo en ese momento: “Un ermitaño de la montaña libanesa puede hacernos entender, en un mundo fascinado por las comodidades y la riqueza, el gran valor de la pobreza, de la penitencia y del ascetismo, para liberar el alma en su ascensión a Dios”. El 9 de octubre de 1977 fue canonizado siendo el primer santo oriental desde el siglo XIII.

Nuestra Parroquia
- Nuestra Parroquia
- Nuestros Santos
- Encargado
- Organigrama Parroquial
Servicios Parroquiales
- Misas
- Sacramentos
- Otros
Cursos y Grupos
- Cursos y Grupos
Enlace Parroquial
- Enlace Parroquial
Eventos y Actividades
- Eventos y Actividades
Contáctanos
- Contáctanos